Las obras del artista viajarán el domingo 4 de agosto desde Oviedo hasta Segovia. Se trata de 30 piezas de mediano formato pintadas con acrílico sobre tablilla que, se entregarán a los responsables de la asociación Amanecer este lunes 5.

El pintor Aikaide, era de la localidad asturiana de Langreo, murió el 10 de agosto de 2017 a los 69 años de edad de forma silenciosa y repentina. El artista siempre le había dicho a su mejor amiga, Reyes Elosúa, que cuando él faltase quería que sus obras pasaran a manos de entidades sin ánimo de lucro con fines sociales, que se donasen para ayudar a recaudar fondos para la consecución de los proyectos que tuviesen en marcha.

La asociación de personas con enfermedad mental, familiares y amigos, Amanecer, está de enhorabuena y no es para menos porque es una de las asociaciones beneficiarias, como también lo son la asociación de esclerosis lateral amiotrófica de Asturias, ELA Principado, la asociación de enfermos neuromusculares de Asturias, ASEMPA, las asociaciones de ostomizados de Pontevedra y Mallorca, ASEII Y ABACCO respectivamente, así como la asociación de enfermedad inflamatoria intestinal de Cáceres, ACCU, o la asociación de pacientes con enfermedad mental de Las Palmas de Gran Canaria, Espiral, entre otras.

El artista no dijo nunca qué asociaciones debían de ser las receptoras, pero sí quería que su obra fuera a parar a manos de entidades sin ánimo de lucro minoritarias, por entender que lo tienen más complicado para conseguir fondos económicos. Los amigos del fallecido se pusieron manos a la obra para repartir su legado de más de 3.000 obras de arte. Otras personas con ganas de colaborar se han ido uniendo al movimiento ya denominado “Legado Aikaide”. Una mujer segoviana forma parte de este movimiento y de ella partió la idea de que a su Segovia natal fuera a parar parte de la obra de José Luis Montejo. Ella misma, será quien este lunes a partir de las 11 de la mañana entregue las obras de Aikaide a los responsables de la Asociación Amanecer, en su sede ubicada en los Altos de la Piedad de la capital segoviana.

Aikaide firmaba sus obras bajo el acrónimo de su seudónimo, AIK, y en la mayoría de los casos no las databa por considerar que no era algo importante. En las piezas de Aikaide se recoge el expresionismo bruto de la simulación compulsiva. En sus obras se denota su locura, su esquizofrenia, sus brotes, alegrías y tristezas. Sus buenos y malos momentos, sus sentimientos, sus ganas vivir y luchar contra su enfermedad. El pincel de Aikaide se movía al ritmo de su salud mental, con una paleta repleta de colores vivos y cálidos, pero también fríos y tristes como el azul, el gris o el negro.

En su obra hay varias colecciones, entre las que no falta la de toros, porque le apasionaban y además su signo del zodiaco era tauro, pero definitivamente le encantaban todo lo que sugiera libertad, la libertad de poder hacer lo que quería en cada momento y, eso se refleja en su obra.

Ahora, gracias a la página facebook.com/AikaideAIK y a la web www.aikaide.es que recogen imágenes de su legado, así como a la generosidad del artista, y a las asociaciones beneficiarias de su obra, las piezas están viajando por toda España. El sueño del artista de que su obra llegue a todos los rincones del país se está cumpliendo haciendo así que se le recuerde a través de sus piezas llenas de fuerza y, que siempre quedarán en la retina de todo el que tenga la oportunidad de contemplarlas.

FUENTE: CADENA SER